Sobre la Danza Tahitiana: Ori Tahiti

El Ori Tahiti, y las danzas polinesias en general, forman parte de un completo y sofisticado sistema de Artes Escénicas, y tiene como fin la transmisión de historias y de la cultura

Danza Tahitiana - Ori Tahiti

El contexto

El Ori Tahiti, y las danzas polinesias en general, forman parte de un completo y sofisticado sistema de Artes Escénicas, que comprende la danza, la interpretación por gestos, la música y percusión, el canto, la oratoria, la interpretación dramática, el diseño de vestuario… y tiene como fin la transmisión de historias y de la cultura. No obstante también la Danza Tahitiana puede ser para el puro entretenimiento, en bailes de tipo festivo y en espectáculos.

El ejercicio

El trabajo físico de Ori Tahiti se centra en la musculatura interna del abdomen, los músculos que rodean la columna vertebral, la pelvis, y enlazan con las caderas y las piernas. Si bien las piernas y caderas nos sirven para seguir el ritmo de la música y marcar el tiempo, las manos, brazos y rostro nos sirven para expresar en lenguaje gestual el significado de las canciones, ya sean líricas, de percusión, o de cualquier otro estilo. La Danza Tahitiana es un excelente ejercicio cardiovascular.
Como ejercicio para la mujer, Ori Tahiti nos ayuda a conocer nuestro cuerpo y a liberarlo. Favorece la movilidad de toda la región pélvica y abdominal. Tonifica todo el cuerpo en general. Mejora el estado de ánimo y la autoestima. Aumenta la emoción de alegría.

El origen

La Danza Tahitiana que llega hasta nosotros hoy en día forma parte de un gran esfuerzo llevado a cabo por los y las artistas de Tahiti para recuperar y preservar su legado.
Con la llegada de los misioneros a las islas en la época colonial, las manifestaciones culturales tales como las danzas, la espiritualidad y hasta la propia lengua fueron tristemente prohibidos para favorecer la imposición europea. La historia tahitiana contiene episodios de resistencia y lucha por la preservación de la propia cultura. Y también de muerte y rendición.

La actualidad

Con la apertura de la mentalidad occidental en la primera mitad del s.XX los pueblos polinesios encontraron el momento para recuperar sus tradiciones y volver a practicar abiertamente su música y danzas y a relatar sus leyendas.
Desde ese momento se ha invertido mucho tiempo y esfuerzo para rescatar esta cultura. Sabemos que las danzas que vemos hoy en día distan mucho de las que se pudieron ver generaciones atrás. En el proceso de recuperación y de interpretación de la tradición la música y la danza, aun conservando las raíces, han evolucionado en gran medida. Todo ello confirma que esta es una cultura viva, contemporánea, con variedad de estilos, que crece y está en constante evolución.

En nuestro país

La práctica de las Danzas Polinesias en nuestro país es relativamente reciente. Nuestras primeras profesoras fueron bailarinas y grupos latinoamericanos, que han traído su conocimiento de las danzas tahitianas y hawaiianas desde México y rapanui desde Chile mayoritariamente. Poco después pudimos aprender directamente de la mano de grandes profesoras internacionales y nativas de la Polinesia. En la actualidad la visita de profesoras a nuestro país para ofrecer formación más avanzada es ya frecuente, y hay un buen número de escuelas y formadoras de buena calidad repartidas por todo el país.

Géneros

A rasgos generales, lo que nos ha llegado hasta el momento de Ori Tahiti son los tipos Ote’a y Aparima, que son los géneros más internacionalizados.
Ote’a es un tipo de baile sobre percusión, de origen guerrero, que inicialmente era practicado solo por los Tane (hombres). Las Vahine (mujeres) no tardaron en generar su propia versión de baile ote’a con sus propios pasos y diversidad de estilos.
Aparima es el baile en el que el lenguaje de gestos es el protagonista. La variedad de formas que adoptan los Aparima van desde los Ahuroa (de «traje largo») con los que se bailan dulces baladas sobre el amor o la naturaleza, pasando por las canciones populares y de exaltación, hasta los tradicionales Aparima Vava, con lenguaje de gestos pero sin letra cantada.
Otros géneros como Paoa o Hivinau precisan de la interacción entre bailarines Tane y bailarinas Vahine para poder llevar a cabo. Son géneros además de tipo tradicional y su popularidad no ha llegado tan lejos en un contexto internacional.

Para conocer los cursos y talleres de Dance Pasifika pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

▷ Antes de enviar tu comentario, échale un vistazo a la información básica sobre protección de datos aquí.

DancePasifika.com te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Benages como responsable de esta web.

  • Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Moderar y responder comentarios de usuarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Hosting: Raiola Networks SL, hosting 100% español y 100% seguro.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en iaorana(a)dancepasifika.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud.
  • Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página web: DancePasifika.com, así como consultar nuestra política de privacidad.